La pregunta por el aprendizaje tiene más de 23 siglos. Aparece de una manera estremecedora en el Menón de Platón ligada a un tema más que presente en toda sociedad: la virtud.

Sócrates, el personaje de la casi totalidad de los diálogos del filósofo afirma:“El va a descubrir, buscando en común conmigo. Yo no haré otra cosa que preguntarle, sin enseñarle nada”. Queda inaugurado en ese texto un problema no resuelto: el de un aprendizaje sin enseñanza.

Dos pasiones recorren la educación a lo largo de siglos y siglos: la pasión por la creatividad y la pasión por el control. La primera se vuelca al aprendizaje, la segunda a la enseñanza, la primer al aprendíz con toda su riqueza y sus posibilidades, la segunda a la institución, con sus esquemas y rutinas prefijadas; la primera a la aventura de descubrir y de equivocarse para reiniciar la búsqueda, la segunda a la respuesta rígida, al señalamiento de informaciones y de modos de ser; la primera a la creación de conocimientos y la segunda al traspaso de los mismos.

Los intentos de volcarse a la primera pasión han sido a lo largo de la historia.

Pensamos, para no abrir un abanico demasiado amplio, en Rosseau con su Emilio, en Simón Rodríguez, en Freinet, en Paulo Freire.

En estos años del fin del siglo necesitamos preguntarnos otra vez por el aprendizaje, quizá de manera más urgente que nunca. La respuesta determina todo un sistema educativo, lo sepan o no quienes actúan dentro de él. La educación en nuestros países no ha resuelto la pregunta. Salvo experiencias riquísimas, la tendencia general corresponde a los trillados caminos de la enseñanza.

Una tradición pesa demasiado: la de la cátedra (es decir, el lugar situado en lo alto, desde donde se habla), la de transmisión de información. El “sin enseñarle nada” de Platón no entra ni por la ventana de muchas aulas.

Entonces la pregunta por el aprendizaje lleva a cuestionar las viejas funciones atribuidas a la educación: docencia, investigación y servicio. Si añadimos una cuarta, se produce ese cuestionamiento; la función de promoción del aprendizaje.

Gutiérrez Fco y Prieto Daniel, tomado de Módulo 3,

Pedagogía para la Educación en Derechos Humanos, Editorial Ilpec 1997