El libro “2012” (El despertar de la humanidad) tiene como subtitulo, “la profecía de la luz está por cumplirse”[1], entre saco algunos pensamientos claros:

El momento ha llegado para el despertar de la conciencia, como el paso a seguir en el proceso evolutivo de la humanidad.

Los mayas lo advirtieron con mucha anticipación. Los cambios pronosticados por los mayas no se inician en el año 2012, comenzaron mucho antes, tal vez se iniciaron en 1945 con el bombardeo de Hiroshima, con ese acontecimiento comienza el éxodo de la humanidad una etapa de espiritualidad: más elevada, más sutil. Estamos viviéndola.

Me he preguntado con cierta angustia: ¿Por qué los líderes religiosos, los líderes políticos y los líderes populares no toman conciencia de las exigencias de esta etapa histórica? Tal vez porque nos cuesta buscar la respuesta, dentro de nosotros mismos. Seguimos creyendo que la respuesta nos llega de fuera, como si nosotros no fuéramos los protagonistas. Con ese pensamiento me senté en mi escritorio. Allí estaba esperándome el libro de Deepak Chopra “Sincrodestino”, leí: “Existe una tercera dimensión y una cuarta y tal vez más, donde no operan los parámetros del espacio y tiempo tal y como los conocemos y donde operan y pueden existir todos los tipos de posibilidades que no están condicionadas por las ataduras de la tercera dimensión, vivimos atrapados por ataduras que nos impiden ver para encontrar la respuesta. Buscar el porqué de la existencia y preguntarnos ¿vivo mi vida en la etapa histórica que me toca en vez de vivirla?”

La conversación de Oscoy consigo mismo es un testimonio maravilloso, se expresa así: “Leí en Sincrodestino que las situaciones especiales suceden no por azares del destino sino porque tienen que pasar.”

Quedé más confuso. Busqué algún libro que ayudara a encontrar una respuesta, encontré uno con el título “El ego y el ser”. No lo leí desde el comienzo. Comencé por la mitad, donde vi con caracteres más gruesa la pregunta: “¿Cuál es el objetivo de la vida humana?” Leí la respuesta: “El objetivo es ir a tu interior y realizar tu propio ser.”

Con nuestros estereotipos – ignorancias aprendidas – no pareciera posible que lleguemos a esa dimensión inherente a la espiritualidad. Es necesario pasar a otra dimensión inherente a la espiritualidad. Es necesario pasar a dimensión para que se nos abran las puertas de la espiritualidad que, a buen seguro serán de una lógica más allá de la razón. No son racionales pero tampoco irracionales.

Me llama mucho la atención una explicación que nos ofrece Oscoy en el libro “El despertar de la humanidad” dice lo siguiente: “Si la comunidad científica sigue con oídos sordos a esta nueva dimensión, es solamente por el ego lógico que dice que es imposible creerle a unos indígenas que vivieron hace 1500 años. Con esta profecía de los mayas se viene abajo lo que los científicos han venido afirmando. La nueva etapa a la que se refieren las profecías mayas, solo puede ser vivida desde la expansión de la conciencia por la búsqueda de la espiritualidad.” (pág. 137)

Todos los seres humanos tenemos que sumarnos para participar en la búsqueda de los cambios exigidos para vivir sin miedos, sin ataduras, hasta llegar al compromiso mundial que se conocerá como el salto cuántico de la humanidad.

Cada día, añade al Sr. Oscoy se debería orientar más hacia la espiritualidad, para encontrar las respuestas a las “grandes preguntas” y las realizaciones que son necesarios para llegar al Homo Sapiens interdimensional. (Pág. 161)

[1] 2012. La profecía de la luz está por cumplirse. Osco y el año 2012 marcó el inicio del Éxodo