Una interesante y prolongada conversación con Paulo Freire y Moacir Gadotti nos llevó a subrayar la importancia y necesidad de investigar y promover una pedagogía en concordancia con el nuevo paradigma científico y con los valores inherentes a la ecología profunda y a las biociencias con otras ciencias de frontera como la física cuántica. Sin proponérnoslo y tal vez, inconscientemente los tres nos comprometimos en la tarea. A Paulo Freire, la muerte interrumpió sus búsquedas del nuevo enfoque pedagógico. Moacir Gadotti acaba de publicar “Pedagogía da Terra” y yo concluí “la tarea” mucho antes de lo previsto, gracias a las dos circunstancias que me salieron al paso. La primera cumplir con lo prometido.

La segunda se da cuando Alicia Bárcena, en ese entonces directora del Consejo de la Tierra, me solicita un documento referencial para el proyecto “Ciudadanía Ambiental” que en ese entonces estaba promoviendo desde el PNUMA y otros organismos internacionales. Alentado por sus sugerencias y por las de Aníbal Severino, iniciamos una investigación que nos llevaría a muchos de los planteamientos que posteriormente recogeríamos en el libro “Ecopedagogía y Ciudadanía Planetaria” que escribimos con Cruz Prado.

La tercera circunstancia se da como consecuencia del proceso pedagógico que desde el ILPEC llevamos a cabo con numerosos grupos de base en América Central, y cuyos resultados ayudaron a la redacción final del libre de Ecopedagogía y a la publicación de los módulos pedagógicos de educación en derechos humanos.

En agosto de 1999, el Instituto Paulo Freire, lanza en Sao Paulo el movimiento de Ecopedagogía con motivo de la publicación del libro en portugués (Ecopedagogía e Ciudadanía Planetaria, Cortés Editora).

Del 23 al 26 de marzo del 2000 se lleva a cabo en la Universidad de Porto (Portugal) el 1er Forum Internacional sobre Ecopedagogía y Ciudadanía Planetaria. Días después en la ciudad de Bologna (Italia) coincidente con el II Forum Internacional Paulo Freire, sale la edición italiana del libro con el título “Ecopedagogía e Cittadinanza Planetaria”.

Las reflexiones surgidas durante los tres foros anteriores (Sao Pablo, Porto, Bologna) en torno al nuevo espacio pedagógico nos obligan a una mayor profundización en vistas a la clarificación, precisión y profundización de la nueva propuesta pedagógica.

Búsqueda del ritmo perfecto que existe dentro de nosotros

Reflexiones motivadas por el libro “El pulso silencioso” de George Leonard.

“En ningún lugar de nuestro planeta se encontrará un pueblo sin música y danza” (pág. 15)

Muchos ejemplos lo demuestran:

  • En Nueva Guinea, el jefe de una tribu ha construido un arpa formada por escarabajos vivos y zumbantes.
  • En la cordillera del Himalaya, los músicos estremecen el aire con trompas de veinte pies de longitud.
  • En el Central Park de Nueva York los músicos de las indias occidentales arrancan ritmos de calipso en las tapas de bidones de petróleo usado.
  • En el año 2800 antes de Cristo, el filósofo Pitágoras decía a sus discípulos que una piedra no era sino música petrificada. La física cuántica ha demostrado ser verdadera esa intuición del filósofo griego. (pág. 16)

El pulso interior que según la experiencia de Clynes (ver pág. 68) se da no solo en el sentir la música sino en el dentro todos los actos de la vida.

“En toda vida humana existen momentos de iluminación repentina.”

George Leonard dice: “Para mi uno de esos momentos fue cuando tuve conciencia de la existencia de los hologramas y de la experiencia de sacar fotografías con la luz producida por un rayo láser. Lo más importante y lo que más me deleitó, fue comprobar que cuando se corta un holograma por la mitad, cada una de las mitades contiene la imagen completa.”

“No tiene nada de nueva la idea de que la totalidad de una cosa se encuentra contenida en cada una de las partes. Esta experiencia nos enfrenta a la comprobación de la existencia de varias dimensiones.”

En la última parte del libro se desarrolla el tema de que “no es posible engañar a la vida”.

Los seres humanos estamos formados no solo de materia sólida sino también por ondas.

“La nueva lógica de la física cuántica sugiere que existimos como un foco de ondas que extiende su influencia hasta los confines del tiempo y el espacio.”

Holomanía es vista por el autor como la trama que todo lo conecta.

“Ninguna forma de ver el mundo garantiza la solución de sus misterios.”

“El espacio no es algo fijo e inmutable, como tampoco lo es el tiempo. Las ideas de sentido común sobre causa y efecto no son válidos en la teoría cuántica; parece que desde la cuántica los objetos deben conocerse más por sus relaciones que por cualquier de sus características fijas e independientemente.” (pág. 14)

Leer para Creer: Cristo de Platón

El término Cristo es pre-cristiano. Viene del Cristo de Platón que significa “el verdadero yo de cada uno.”

Jesús dijo a Nicodemo: “En verdad en verdad os digo, el que no nazca del agua y del espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.”

“Lo nacido de la carne no es carne, lo nacido del espíritu es espíritu” (3-6)

“Pero llega la hora y estamos en ella en que los adoradores verdaderos adorarán al padre en espíritu y en verdad.” (4.23)

Jugar a ser dioses

  • El Genoma Humano, uno de los proyectos más costosos, de 3000 millones de dólares debía completarse en el 2005. Ya está listo en el día de hoy y el número de secuencias de ADN que podemos determinar, se duplica aproximadamente cada dos años – Gilbert dice a este respecto: podremos sacar un CD del bolsillo y decir «He aquí un ser humano, soy yo».
  • Compartimos con el chimpancé nada menos que el 98% de nuestro ADN.
  • El biochip se adueñará del negocio de la computación (5000 veces más rápido).

Saldremos de la O para entrar en la I a finales del Siglo XXI. En la civilización de Tipo II, que por definición consume 10.0000 millones de veces más de energía que la de Tipo I, se habrán agotado por completo los recursos planetarios. Esta civilización solo es posible si se logran fuentes de energía estelar.

¿Estamos solos? Muchos científicos creen que el universo está repleto de formas de vida inteligente. Lo que nos divide es si esos seres inteligentes han visitado o no la tierra.

  1. Sociedad del conocimiento pleno:

Los conocimientos humanos se duplican cada 10 años. En la última década se han obtenido más conocimientos científicos que en toda la historia de la humanidad. La potencia de los ordenadores se duplica cada 18 meses. Internet se duplica cada año. El número de secuencias de ADN que podemos analizar se duplica cada dos años.

Hoy estamos en la cúspide de una transición que hará época: la de ser observadores pasivos, a ser coreógrafos activos de la naturaleza. La era que ya se ha iniciado hace que ésta sea una de las épocas más apasionantes para estar vivo, pues nos permite recoger los frutos de la ciencia de los últimos dos mil años.

Es fundamental el romanticismo y el entusiasmo de la ciencia al público en general, pero sobre todo a los jóvenes, si queremos que la democracia siga siendo una fuerza que vibre y resuene en un mundo cada vez más tecnológico y desconcertante.

Siempre es peligroso hacer predicciones que afirmen que ciertas cosas son imposibles:

Einstein afirmo: «nada puede moverse a mayor velocidad que la luz»

No hace mucho se afirmó que la no existencia de la antimateria e incluso de otros estados de la materia.

Sin ir más lejos muchos «inventos imposibles» ya están inventados. La realidad es única, las posibilidades infinitas.

La ley More debería llevarnos sin sobresaltos, hasta aproximadamente el año 2020, momento en el cual la teoría cuántica obligará a los científicos a adoptar arquitecturas informáticas totalmente nuevas que nos hagan pasar de la informática del silicio, a la informática genética (ADN) y de ésta a la cuántica.

Se cree que el año 2020 Internet accederá a la suma total de la experiencia humana en este planeta, con todos los conocimientos y toda la sabiduría colectiva de los últimos cinco mil años de historia registrada. (En 1996 habíamos llegado apenas a 70 millones de páginas).

Pasará con las nuevas tecnologías, pero en proporciones enormes, lo mismo que pasó con la aparición del libro impreso. Cuando se inventó la imprenta en Europa en 1450 apenas había 30.000 libros. Cincuenta años después ya se tenían 9 millones de libros.

Pensemos, para corroborar esto, que ya se han fabricado cables de fibra que pueden transportar la impresionante cifra de 100.000 millones de libros de información por segundo; equivalente a enviar la Enciclopedia Británica, a través de una fibra de vidrio en una fracción de segundo.

  1. Algunas consecuencias:
  • ¿Cómo configurarán el Siglo XXI las revoluciones biomoleculares, informática y cuántica?

Hoy como siempre en toda actividad tecnológica hay vencedores y vencidos.

Durante la mayor parte de la historia escrita, minúsculas élites políticas han gobernado a menudo brutalmente sobre una masa de personas empobrecidas, solo las élites tenían educación, conocimientos, riqueza y el poderío (militar) necesario para aferrarse al poder.

Hoy sucede lo mismo. El conocimiento es poder, y el poder es intrínsecamente una cuestión económica y política.

La preocupación es: ¿Hasta cuándo seguirá ensanchándose la brecha entre los que tienen y los que no tienen? ¿Entre los vencedores y los vencidos?

Pronósticos científicos dejan entrever que a mediados del presente siglo podría vislumbrarse una posible disminución de la brecha:

  • Los conocimientos, como consecuencia de una muy alta tecnología, podrían ser patrimonio de toda la humanidad
  • Y por esa misma aceleración tecnológica los costos podrían disminuir de tal manera que, esa misma tecnología sea patrimonio de un gran porcentaje de la humanidad.
  1. MIENTRAS TANTO LA POBREZA SIGUE CRECIENDO
  • Aunque la cantidad de riqueza ha crecido enormemente en el mundo, la situación de los pobres ha empeorado. En el año 1900 el consumo mundial era aproximadamente de US$1.5 trillones. En 1975 el consumo mundial era de US$12 trillones. En 1997 era de US$24 trillones. Pero a pesar de este crecimiento, a final de siglo el 20% de los más pobres en el mundo consumen menos de lo que consumían en 1900.
  • La quinta parte de la gente más rica del mundo consume 86% de todos los productos y servicios, mientras que la quinta parte más pobre consume sólo un 1.3%.
  • La brecha en conocimiento entre los que saben y los que no saben es aún más extrema que la distribución del ingreso. 96% de toda la investigación y desarrollo del mundo está concentrada en el 20% más rico. De ese 96%, casi la mitad está en los Estados Unidos.
  • La cantidad promedio que se gasta por estudiante en educación superior en Latinoamérica en 1997 es de US$937 por año. En los Estados Unidos se gastan US$5596.
  • Consumo de recursos: Estados Unidos, con un 5% de la población, utiliza 25% de los recursos mundiales. Es imposible que el resto de la población mundial consuma en la misma proporción.
  • Los 225 individuos más ricos del mundo, de los cuales 60 son norteamericanos, tienen una riqueza combinada de más de un millón de millones de dólares igual al monto de los ingresos anuales del 47% de la población más pobre del mundo entero.
  • Las tres personas más ricas en el mundo tienen más riqueza que el Producto Bruto combinado de los 48 países más pobres.
  • De los 4400 millones de habitantes de los países en desarrollo, aproximadamente tres quintas partes no tienen acceso a agua limpia, una cuarta parte no tiene vivienda adecuada, y una quinta parte no tiene acceso a servicios de salud modernos de ninguna clase.
  • Los norteamericanos gastan US$8 mil millones al año en cosméticos. US$2 millones más de la cantidad necesaria para proveer de educación básica a todas las personas que no la tienen.
  • Los europeos gastan US$11 mil millones al año en helado. US$2 mil millones más de la cantidad necesaria para proveer agua limpia y drenajes seguros para la población mundial que no la tiene.
  • Los americanos y europeos gastan US$17 mil millones al año en comida para animales. US$4 mil millones más que la cantidad que se necesitaría para proveer salud básica y nutrición para los que no la tienen.
  • Al mismo tiempo, 1000 millones de personas tienen ingresos menores de US$370 por año.
  • La verdad es que el Primer mundo recibe de los países pobres mucho más que lo que contribuye en cualquier manera -inversiones, préstamos y ayuda. De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo la transferencia neta del Tercer Mundo al Primer Mundo es de unos US$500 mil millones por año.
  • En todo el mundo se gastan en armamento más de US$800.000 mil millones anuales equivalentes casi al 50% del ingreso per cápita de la humanidad. Los Estados Unidos y la Unión Europea son los mayores productores de armas, y también son los mayores proveedores de armas a áreas inestables del mundo y a los regímenes autoritarios. El Tercer Mundo gastó US$200 mil millones al año en armas que son vendidas, casi exclusivamente, por los países más ricos del mundo. Los Estados Unidos es el proveedor de armas más grande para los países tercermundistas, seguido por Gran Bretaña y Francia. Los Estados Unidos y la Unión Europea controlan el 80% del comercio mundial de armas.

Referencias: Datos tomados de diversos informes de desarrollo humano de Naciones Unidas.

  1. ¿Qué nos hace humanos?
  1. a) No es ciertamente ni La ciencia ni la tecnología en sí y por si

En última instancia la pregunta es: de todos estos adelantos científicos y tecnológicos ¿qué nos hace humanos?

  • A diferencia de la revolución cuántica, de la bioquímica y de la informática, el estudio de la conciencia humana, se encuentra aún en su infancia.
  • El crecimiento científico y tecnológico parece estar reñido con el crecimiento de la sensibilidad humana.
  • El sentido común está tan incrustado en nuestro cerebro, en un nivel tan inconsciente que ni siquiera nos detenemos a pensar en cómo lo usamos en nuestra vida cotidiana. Seguimos actuando como seres inconscientes. La mayor parte de nuestro pensamiento es en realidad pensamiento inconsciente incluido el sentido común.
  • Hay posibilidades reales de que la informática arroje a la indigencia (pobreza extrema) a millones de personas
  • Su capacidad de enfrentar, resolver problemas y tomar decisiones.
  • Esto implica:
  • Una transformación radical de nuestros «patrones de enseñanza».
  • Una nueva racionalidad que nos obligue a re-valorar el mundo para encontrar sentido a todo lo que hacemos.
  • La vivencia cotidiana desde la dimensión ética.

Francisco Gutiérrez

CATIE, Turrialba, 27 de julio del 2000.