1. Las siete vergüenzas del ser humano, según los mayas
  • Orgulloso
  • Ambicioso
  • Envidioso
  • Mentiroso
  • Criminal
  • Ingrato
  • Ignorante

 

  1. Enigmatizado

Releí “El Zohar”[1] El libro del esplendor, quedé enigmatizado. No podía ser de otra manera. En el diccionario se afirma que enigma es un dicho, o conjunto de palabras de sentido artificialmente encubierto, para que la lectura sea difícil de entender. Resulta claro que la artificialidad el libro del esplendor aumentó considerablemente los enigmas que ya tenía. Vivimos en un mundo repleto de enigmas que nos llegan momento a momento. Cada día por los medios de información, más directamente por los medios de información de enigmas que no enigmatizan.

Me acerco a los enigmas, más enigmáticos, los enumero nada más:

  • Cábala
  • Exotérico y esotérico
  • Árbol sefirótico
  • Abraham el misterioso
  • Se veían las voces de los saberes ocultos
  • Místicos Hasídiacos
  • El verbo era Dios y Dios se hizo carne
  • Y los creó varón y hembra
  • Los puso por nombre Adán
  • En la unión carnal radica el misterio de la edificación del mundo.
  • El cantar de los cantares que el espíritu santo que inspiró a Salomón, es entre todos los cantares existentes el más agradable a Dios.
  • Se celebrará el Sabbat en el infierno y en el cielo el árbol de la vida que agita sus hojas en el halo del futuro.
  • La esperanza mesiánica distintivo del pueblo escogido.
  • Rabí Simón de Corazón recto, descansa en paz después de cumplir sus tareas (en Castilla la vieja?)

Cantar de los Cantares (una pequeña muestra)

¡Que me bese con los besos de tu boca! Son mejores que el vino tus amores. ¡Qué bella eres! Me robaste el corazón con una mirada tuya. ¡Qué sabrosos tus amores… más que el vino! (página 873)

 

  1. Alquimia interior

Danah Zohar en “El yo cuántico” se refiere a la alquimia interior, como la dinámica, o el todo dinámico que nos lleva a la realización personal que debe ser visto como el camino de transformación del ser desde uno mismo. En la ciencia del siglo XX esta visión del ser, está asociada al vacío cuántico.

“Cada uno, cada una, esculpe su propio destino en diálogo con sus experiencias de vida; desde las cuales cada ser logra su propia forma, cada ser, se con-forma llegando a ser único e irrepetible.[2]

 

  1. Educación lenta

Educación lenta de Juan Domenech Francesh es un libro que se lee con gusto por lo apetitivo y enriquecedor. Recomendable como libro de entrada y/o salida en todo proceso de aprendizaje.

Algunas verdades de Perogrullo desde el inicio que me limito a copiar:

  • “La educación – educar – es una actitud lenta”
  • “Los procesos educativos son lentos porque el aprendizaje y los aprendientes forman parte de un recorrido que tiene muchos estados y momentos”
  • “Aprender a leer y a escribir es un proceso lento” (entran en el doctorado sin saber leer, ni escribir.)
  • “El aprendizaje memorístico para un examen, es el que una vez realizado se olvida. No es un aprendizaje”
  • “Más antes y más rápido, no son sinónimos de mejor”
  • “Encontrar el ritmo adecuado a los aprendizajes es una necesidad para garantizar la educación que se necesita.”

 

  1. La lentitud como actitud vital

La lentitud no debe medirse cronológicamente, es una actitud vital, la aceleración es inherente a la forma de sentir la vida. En el proceso de educar no se puede hablar ni de lentitud, ni de aceleración. Cada persona aprende y se educa a su ritmo. La enseñanza puede fragmentarse y hacerla más lenta, o más acelerada. La educación, mejor dicho “educarse” tiene que ver con el ritmo personal y el tiempo, es un tiempo sin tiempo. El tiempo dedicado a la enseñanza se mide con el reloj, el tiempo de educarse es subjetivo, enseñar está sujeto a un horario, aprender es subjetivo, no puede relentizarse, ni puede acelerarse. El aprender se da en un tiempo sin tiempo.

 

  1. No hay tiempo

El problema no es la falta de tiempo, sino la “sobra” de actividades. Entonces ¿qué es el tiempo? Si me piden una respuesta no lo sé, pero sin vacilar puedo afirmar que si nada pasase no habría futuro. Si nada hubiese no habría presente. El tiempo es subjetivo. Así lo afirmó H. Bergson: “el tiempo es vida”

La muerte es el fin del tiempo de la vida, nuestras ocupaciones agradables y placenteras son aquellas que no prestamos atención al tiempo medido. Tampoco prestamos atención al reloj en actividades sin tiempo, como la caza y la pesca.

“Todo pasa y todo queda”, el espacio y el tiempo también. Una afirmación del autor para concluir estas reflexiones: “En educación, más, más rápido y antes no es sinónimo de mejor” Educarse no es sinónimo de educar he repetido muchas veces.

 

  1. Amor y sexo, con tiempo y a tiempo

Hacemos el amor en un santi-amén porque confundimos amor y sexo. Decimos hacer el amor cuando en realidad “tenemos sexo”. Hacer el amor con sexo es diferente, muy diferente de tener sexo sin amor.

Se debería hacer el amor con sexo a su tiempo y con tiempo.

 

  1. Desacelerar

“Chi va piano, va lontano”, dicen los italianos.

Quien viaja a velocidad temeraria, no disfruta del paisaje, porque la velocidad “hace perder el sentido, el gusto y el placer de las cosas.” Comemos rápido y no sabemos lo que comemos. Hacemos el amor en un instante y tenemos sexo sin amor.

“El tiempo es un factor que puede favorecer o puede dificultar los aprendizajes.” Con frecuencia la gente se queja de “no tenemos tiempo” ¿Para qué? Para medir el número de actividades que pueden realizarse.

Estando de vacaciones en Burgos, entré en el monasterio de Las Huelgas para sentir el tiempo cronometrado por los rezos. Entendí lo que son las vísperas prima, tercia y nona. También pude saborear la salmodia el cántico gregoriano.

 

  1. Siete propuestas
  • Convertir el espacio del mediodía en un momento en el que se come, se conversa y se vive.
  • Disponer de un tiempo sin tiempo, en el que el tiempo no cuenta.
  • Saber perder el tiempo en el saborear el tiempo de aprender.
  • Entender lo que se hace, tiene que tener sentido para el que lo hace. De lo contrario es mejor que no lo haga. En un juego de palabras, se puede decir con Antonio Machado:

“La escala gradual de nuestro entendimiento:

Primero entender

Segundo entender,

Tercero entender mejor,

Cuarto, entender que no hay manera de entender

Sin mejorar nuestras entendederas.”

 

  • En educación menos es más, más contenidos y más objetivos no equivale a educar más y mejor.
  • Jugar
  • Seguir jugando

 

  1. Tú y solo tú

Para lograr el cambio se necesita un determinado número de cerebros vibrando en sintonía, solo así podrá darse el salto cuántico ¿tú que esperas? Súmate para llegar a la cifra del cambio evolutivo de la humanidad. A partir del año 1999 se genera el movimiento mundial de la búsqueda de la espiritualidad y el despertar de la conciencia.[3]

“Tú y solo tú tienes la decisión, cada persona tomará el rumbo solo cuando haya tomado la decisión. La vida es el conjunto de tomas de decisiones. Siempre mientras vivamos seguiremos tomando decisiones.”

 

  1. Decires y decisiones

Steve Jobs: antes de morir miró a su hermana Patty, luego durante largo rato miró a sus hijos y después a su esposa Laurene y se fue de este mundo con el secreto del mordisco de la manzana de Apple. Sus últimas y extrañas palabras fueron: “Oh wow, oh wow, oh wow”

Peter Wilde: en su empeño por encontrar la unidad del todo, nos dejó dicho: “cualquier uno, es el todo, y el todo es uno. Cada uno de nosotros somos unidad. No me interesan los pensamientos sin conexión con los sentimientos.[4]

 

  1. Complejidad de la vida humana

Vivimos en la era planetaria. Los conocimientos que surgen a finales del siglo XX permiten iluminar de un modo completamente nuevo la situación del ser humano en el universo.

Somos resultado del cosmos, de la naturaleza, de la vida, de nuestra cultura, de nuestra mente, de nuestra conciencia.

Existe una unidad – diversidad cerebral, mental, psicológica, afectiva, intelectual y subjetiva. Todo ser humano lleva en sí características fundamentalmente comunes pero al mismo tiempo posee su propia singularidad cerebral, mental, psicológica, afectiva, intelectual y subjetiva.

El desarrollo en el ser humano, del conocimiento racional – empírico – técnico,  no debe anular el conocimiento simbólico, místico, mágico y poético.

“Una de las vocaciones esenciales de la educación del futuro será el examen y estudio de la complejidad humana que desembocará en un conocimiento, esto es, en una toma de conciencia de la condición común a todos los humanos, y de la muy rica y necesaria diversidad de individuos, pueblos,  culturas, sobre nuestro arraigo como ciudadanos de la tierra. (Ciudadanos planetarios)”

 

  1. Siete rituales de Mónica Cosachov

De Mónica tuve los primeros acercamientos de los rituales. La vida es un ritual permanente que debe ser vivida como ritual. “El ritual de la vida” para Mónica tiene siete implicaciones muy sentidas que anoto tal cual ella las propone:

  • Des-armarse para llegar a la máxima fluidez
  • Circular creativamente un espacio abierto
  • Des-instalarse por la ruptura de normas y controles
  • Pro-cesarse desde el ser interior
  • Participar en la sinfonía del ser colectivo
  • Caminar nuevos senderos con nuevos rituales
  • Con-centrarse en una estructura procesual
  • Empeñarse en des-moronar las ataduras de la academia

 

  1. Siete dimensiones del tiempo desde el mirar poético
  • Vano para Antonio Machado: “El tiempo vano de una bella tarde y esta…”
  • Manso para Miguel Hernández: “Aliviará sus penas, combatido por el viento y el sol de un tiempo manso.”
  • Flotante para José María Zonta: “vive un tiempo flotante… mi corazón está amarrado a un palo que flota, no se hunde, sigue siendo un pequeño animal que vigila desde la orilla.”
  • Lento para Danilo Antón: “el tiempo transcurre muy lentamente. La ansiedad se calma.”
  • Voraz para Carmen Naranjo: “es la purificación, el perfume de la noche nos invade hasta lo más profundo, luego el sueño.”
  • Danzante para Gabriela Mistral: “¿Cómo danzaría yo? Pon a danzar tu corazón.”
  • Frío para Gioconda Belli: “es frío el tiempo en su grandeza.”

 

  1. Siete castanedas

Carlos Castaneda silencioso

En varias oportunidades durante el proceso doctoral me he “tropezado” con Castaneda: ayer mismo 10 de agosto 2013, el tema del silencio me llevó al libro “El conocimiento silencioso de Castaneda”. Una vez más he comprobado que Castaneda es uno de los preclaros maestros del doctorado, aunque poco conocido.

Saco del escondite algunas anotaciones que guardo de Castaneda:

  • “La brujería es la habilidad de percibir lo que la percepción común no puede captar.”
  • Para ti enseñar es “currículo” para el brujo es lo que el nagual hace por los aprendientes.
  • Cerré los ojos y la respuesta me vino, no la pensé, la sentí, aunque no la podría expresar con palabras, por mucho que trate.
  • Cortar las cadenas es algo maravilloso, pero también algo muy fastidioso porque nadie quiere ser libre.
  • La idea de la muerte es lo único que da valor a los brujos. ¿es extraño? La muerte dándonos valor.
  • La guerra para un brujo significa algo estúpido. La guerra es la lucha total contra ese yo individual que ha privado al hombre de su poder.
  • No es la objetividad de la subjetividad de sujeto. ¿El dualismo es real? Todo lo que un sujeto hace, lo hace desde su subjetividad

Leí el libro “Castaneda a examen” (debate en torno al autor de las enseñanzas de don Juan). Fue como un fuetazo contra mi racionalidad.

Descubrí el cuerpo, la emoción, el sentimiento, la brujería y la mística. Diferencié la cultura oriental de la occidental, soslayé la mitología, el budismo, el nagual.

Tomé conciencia del vacío y de la nada, etc.

Metido en este embrollo, quisiera desembrollarme y acudo al mismo Castaneda leyendo el libro “El camino del guerrero”

Castaneda en el camino del guerrero

El hombre corriente, es decir, todos y cada uno de nosotros, es descrito por Don Juan como un terrible demonio, opresivo y opresor, sin libertad, ni siquiera para caminar en el propio caminar.

El hombre guerrero no quiere ser presa de sí mismo y menos de los demás. Por nada del mundo quiere ser juguete de nadie. Su prioridad es lograr transformarse en cazador de juguete pasivo en estratega activo. Esta disponibilidad es estratégica como lo está el guerrero.

El guerrero hace de su vida el caminar desde su querer sabiendo que el arte de vivir no es solamente su propósito principal sino único.

Castaneda y el cambio

Castaneda aprendió desde niño (incluso en el vientre materno) que el cambio es necesario y permanente. En el caminar cotidiano se va haciendo camino, como lo recomienda el poeta pedagogo, se hace camino al andar y nada es definitivo. Cada instante es único que se camina por primera y única vez. En ese caminar, desde la esencia de cada momento. De nada valen los hábitos ni los estereotipos. Con los estereotipos no se puede responder normalmente a las exigencias del momento que se vive. La vida es cambio. Es un cambiar permanente exigido por la propia vida. Solo la muerte pondrá fin a estas modificaciones exigidas por la vida.

Castaneda el rebelde

Rebelde rompedor de todo tipo de esquemas, está más allá de la ciencia, no tuvo reparo en alejarse de todos los referentes culturales de su época y sin embargo sus escritos gozan de un prestigioso que según Riesman socaban radicalmente la arrogancia intelectual de occidente.

Las enseñanzas de Don Juan constituyen un acontecimiento cultural que nos afecta a todos y todas. Castaneda escribió (publicó) tres libros: Las enseñanzas de Don Juan, Una realidad aparte y Viaje a Ixtlán.

Joyce Carol compiladora de sus libros afirma: “Es muy posible que don Juan representó una realidad no ordinaria, tan extraña que yo misma me pregunto: ¿no será que estos libros son ficticios? ¿Los escribió Castaneda? Tal vez no, porque las enseñanzas de don Juan han estado con nosotros desde siempre.”

Castaneda y don Juan

Don juan era algo más que un espectador del mundo de la brujería. Veo en la sabiduría de don Juan la guía más segura del camino del corazón. La venta de sus libros, afirma Joyce Carol ha superado el medio millón de copias.

Estudiosos y conocedores de Castaneda, dicen que nació en Brasil hace 33 o 34 años. Vivió sus primeros años en Argentina antes de trasladarse a USA para estudiar Antropología. El verano de 1960 lo dedicó a reunir información sobre las plantas medicinales para elaborar su tesis doctoral.

Conoció y trabó amistad con un anciano indio llamado Juan Matus que tenía fama de conocer las propiedades del Peyote, tras un año de lenta y creciente amistad, don Juan le explicó que era un brujo-hechicero, curandero, adivinador, que había decidido comunicar sus conocimientos secretos a Castaneda. Durante los siguientes doce años compaginó las aulas universitarias con su vivencia en las embrujadas montañas de México.

Castaneda y la realidad ordinaria

Estudiar las enseñanzas de don Juan, con los ojos de Castaneda es ver la realidad sin sombras a la luz del sol del medio día que nos ilumina y hace que desaparezcan las sombreas que ocultan la realidad ordinaria.

Castaneda a examen es el viaje de Castaneda al corazón de la realidad ordinaria. Existen lecturas de la realidad que no necesitan palabras porque se manifiestan por sí mismas.

Constituyen la visión mística, o la visión desde la brujería, no cabe duda que la visión del mundo desde la percepción del brujo es completamente diferente a nuestra percepción ordinaria.

El sentimiento del mundo como una totalidad, es el sentimiento místico, el del guerrero don Juan solo puede darse desde el nagual que lleva implícita la dimensión mística.

 

  1. Las enseñanzas de don Juan

“Tienes que leer las enseñanzas de don Juan”, me dijo el maestro.  Leí el libro Castaneda a examen, un debate en torno al autor de las enseñanzas de don Juan.

Fue como un fuetazo contra mi racionalidad.

  • Descubrí el cuerpo con sus emociones y sentimientos. Sospeché de las relaciones de la brujería y la mística.
  • Diferencié la cultura oriental de la occidental.
  • Soslayé la mitología, el budismo y el nagual.
  • Tomé conciencia del vacío y de la nada.

Metido en tanto embrollo quisiera desembrollarme y acudo al mismo Castaneda y en el libro “El camino del guerrero” me embrollé mucho más.

 

  1. Siete actitudes vitales
  • Ser rápido cuando la ocasión lo pide.
  • Aflojar cuando termina la presión.
  • Crear resistencia a los obstáculos imprevistos.
  • Recuperar la lentitud perdida.
  • Diferenciar el tiempo recorrido, del tiempo obligado.
  • No existe el tiempo educativo, ni el espacio educativo.
  • Educarse personalmente y en presente.

La maravilla de las maravillas se dio en el vivir la realidad ordinaria. Las cosas son rara vez lo que parecen. Don Juan sabe que el mundo real del sentido común, es un producto del consenso social.

Para pasar de una realidad a otra es necesario desnudarnos de los estereotipos, de las teorías y de los conocimientos que ya nos poseen, no que poseemos, sino que nos poseen.

Don Juan se hizo ayudar de las plantas psicotrópicas para Carlos Castaneda en su proceso. La idea de que yo inventé un personaje como don Juan es completamente falsa.  Yo soy solo un informante. Don Juan dice que lo que se llama ser, es cuando ya se percibe la propia realidad sin interpretación alguna.

Es bueno recordar en este momento que “con las especulaciones de Newton sobre la gravedad se inaugura la filosofía natural fundamental en la alienación. La verdad es un proceso que requiere la sumatoria de muchos pasos científicos diferentes.” Volver a leer lo leído es una excelente medida.

 

 

  1. Siete personajes por estos caminos de Dios

He tenido la suerte de encontrarme con algunas personas que me alentaron para seguir recorriendo el sendero que el destino me asignó. Revivo esos recuerdos como vivencias que siguen repercutiendo en mi memoria. Pienso en especial en las siete siguientes:

  • Pedro Casaldáliga
  • Pepe Figueres
  • Rupert Sheldrake
  • Isidro Huamaní
  • Mónica Cosachov
  • Jorge Wagensberg
  • Paulo Freire

Pedro Casaldáliga

Ese pueblito que se ve abajo, es San Félix do Araguaia, donde vive el obispo Pedro Casaldáliga ¿Sería posible visitarlo? Le pedimos al Piloto y sin más aterrizamos en una cuasi-pista escondida en la frondosa selva.

Encontramos a Monseñor Casaldáliga en su casa, una más entre todas las casitas del pueblo, muy sencilla, sin repellar; con los espacios necesarios para ser habilitada:

  • Una salita de entrada
  • Una cocina
  • Tres cuartos idénticos para los visitantes, con puertas simples con cortinas.

En uno de esos cuartos dormía el obispo. Media hora más tarde Casaldáliga con-celebraba la misa dominical, en la catedral. Si quieren ir a la misa pueden tomar mi bicicleta ¡qué maravilla! Tal vez así, con esta sencillez y autenticidad, fueron las primeras comunidades cristianas.

Fuimos al catedral y concelebramos la misa. Nos presentó como amigos y nos pidió que saludáramos a los asistentes. Conversamos sobre la sencillez, la cordialidad y la autenticidad que presenciamos en el pueblo.

Pepe Figueres

Charlamos con él en una de las bancas de la entrada de su casa en Curridabat “¿Para qué tractores sin violines?” ¿Por qué promover revoluciones sociales? La solución está en la evolución de las fuerzas productivas. Hablamos de “la lucha” y nos invitó para que continuáramos la conversación; en un ambiente campesino, del que estaba enamorado, desde muchos años atrás fuimos “a la lucha”. Conversamos de Costa Rica, y nuestro compromiso del desarrollo del país. Han pasado bastantes años y las necesidades pareciera que son más, más necesarias y más urgentes.

Rupert Sheldrake

  • ¿Cómo podemos reverenciar el mundo vivo si ya no podemos oír la canción de un pájaro por tanto ruido ambiental?
  • ¿Si tampoco podemos oler la suavidad del aire fresco?
  • “Los dominios de las grandes religiones ahora se encuentran en los últimos baluartes de la existencia rural, en el tercer mundo de los trópicos. En todas las demás partes, Dios y Gaia, que en tiempos se consideraban fuertes y respetados, ahora se encuentran divorciadas, desconsideradas. (pág. 225 – Las edades de Gaia – James Lovelock)”
  • El poder que lucha – los buenos y los malos
  • 000 hombres y mujeres en pie de guerra.
  • ¿Por qué no se ponen de acuerdo?

Rupert Sheldrake en sus libros: “Renacimiento de la naturaleza: la nueva imagen de la ciencia y de Dios” en la página 196 dice: “Dios no está separado del curso de la naturaleza sino que es inmanente a él, Hildegart Von Binger, abadesa y rústica del siglo XII lo expresó en uno de sus cantos”

Queda pendiente el abrazo tan deseado. Será en Costa Rica, o tendrá que ser en Londres.

Isidro Huamaní

Este encuentro se dio en Lima, Perú en tiempos de Velasco Alvarado. Lo escribí al calor de mi vivencia con el anciano quechua y es parte de un largo relato que fue publicado en el libro “Pedagogía de la comunicación en la Educación Popular”. (OEI, 5to centenario)

El relato de Isidro Huamaní me produjo un desgarro tan profundo que aún lo siento en el día de hoy cada vez que me topo con situaciones parecidas. Del largo relato de Isidro Huamaní entresaco solamente los párrafos necesarios para ubicar la historia del encuentro y el aprendizaje al que hago referencia.

Del paseo colón, a pie, salvando las arterias de mayor tránsito, me dirigí al centro de la vieja ciudad de los virreyes. La plaza de San Martín al atardecer, especialmente en verano, está abarrotada de gente: oficinistas cabizbajos que cruzan la plaza en busca de transporte, un pelotón de la guardia, arriando el pabellón nacional, adolescentes  acurrucados al pie de alguno de los arbustos del parque, turistas curiosos asaltados por vendedores ambulantes, niños correteándose en todas direcciones, ancianos en apacible conversación sentados en los bancos… al pasar junto a uno de esos ancianos, me detuve por unos instantes. Me llamó poderosamente la atención su expresión. Su mirada reflejaba un cierto aire de asombro y de superioridad. Estaba acompañado por un joven quien debajo del poncho ocultaba una indumentaria occidental. El viejo por sus facciones era una indígena del altiplano, probablemente quechua. El joven era su nieto, según me enteré después.

La presencia del anciano quechua me trajo a la memoria unas páginas sobre el alma indígena de Luis Valle:

“La cultura indígena, dice, viene arrastrándose desde siglos. Ni la iglesia ni la escuela han podido aniquilarla.”

El viejo me saludó gestualmente con una gran dignidad. Isidro Huanamí – así se llamaba – había bajado de la sierra para visitar a sus familiares de Lima.

 

  1. Siete conexiones enriquecedoras

Re-pasando los pasos dados es gratificante re-conocer algunos momentos que me enriquecieron para seguir caminando con más visión de futuro. No hago diferencia entre las conexiones reales y las virtuales.

  1. Macluham

Me preguntó Vito Minando “¿Por qué  publicaste en español “La educación del futuro según Macluham”?” Pura coincidencia, le respondí. Leí el libro, me gustó y lo publiqué para los lectores de lengua española, desde el centro del Lenguaje Total en Lima en tiempos de Velasco Alvarado.

Paulo Freire

Subí al 6to piso del número 23 de la calle Perdizes. Elsa cocinaba  con Paulo un pollo a la sal. Cenamos y conversamos sin tiempo, soñamos el Instituto Paulo Freire que fue una realidad años después gracias a las gestiones de Moacir Gadotti. En el ínterin de los meses siguientes  Paulo me escribió “La canción obvia”. Esa obviedad tantas veces negada por los guardianes del sistema “mis ojos verán lo que nunca habían visto, mis ojos oirán discursos desapercibidos. Esperaré como el jardinero que prepara el jardín para la rosa que se abrirá en primavera.”

El señor de la Salle

Durante los años que viví como lasallista tuve la oportunidad de leer la vida de El señor de la Salle. Me interesé en su empeño de dar escuela a los sin escuela. Escribí: “El espíritu de San Juan de la Salle”. Michael Sanvage lo conoció y me pidió que lo compartiera con los segundos novicios en Roma. No fui a Roma. El escrito ¿desapareció? No se sabe con quién se fue.

San Juan de la Cruz o la experiencia mística

La unión mística con el Dios del que formamos parte: nos posibilita desde el conocimiento de nuestra naturaleza, vivir el cosmos como un todo unificador espiritual y trascendente. Con la mirada de Santa Teresa de Jesús exclamamos:

“Vivo yo fuera de mi

Después que muero de amor

Porque vivo en el Señor,

Que me quiso para sí;

Cuando el corazón le di

Puso en él este letrero:

Que muero porque no muero”

“En todos los campos de la experiencia humana y cósmica topamos con el misterio. Es el otro lado y lo profundo de toda realidad. El órgano de su capacitación es el corazón antes que la mente.”

Luis Racionero

En su libro “Los ángeles cuánticos” (Edit. Laia, 1987) me abrió un panorama maravilloso. Tomar conciencia de la existencia de los ángeles cuánticos que desde la dimensión cósmica nos dan la oportunidad de participar en la búsqueda de las respuestas más connotadas que ofrece la investigación científica en el día de hoy, llevándonos de la mano a conocer a los científicos más destacados: Einstein, Heisenberg, Edington, Bohn, etc.

Cristina Murillo

En Ecuador me relacioné también con Cristina Murillo, la maga que de cuando en cuando, con su saber mágico, equilibró mi energía. Por su intermedio conocí a otra mujer maga y misteriosa, Eleonor Detiger, quien me invitó a participar en el Encuentro Mundial de las Religiones, que se llevó a cabo en Barcelona en Julio del año 2004.

Llevé a este encuentro de Barcelona, la ponencia que me solicitaron sobre “Espiritualidad y el nuevo paradigma científico.” Escribí la ponencia después de comprobar que un número apreciable de doctorantes, por el estudio de la ciencia, en la primera etapa del doctorado, habían descubierto: “El misterio de la vida, tomando conciencia de la dimensión sagrada y espiritual del ser humano, comprobando con emoción y sorpresa nuestras acciones cósmicas.”

En este encuentro se trató sobre esta dimensión espiritual de la que hablamos y que tiene que ver bastante con lo que hacemos en el doctorado.

Precisamente me interesó participar también en el encuentro en Barcelona por la oportunidad que me brindaba para encontrarme con algunos de los maestros del doctorado: Jorge Wagensberg, El Dalai Lama, Deepack Chopra, Luis Racionero, Virginia Ferrer…

Pero el encuentro que me llenó de mayor satisfacción, fue con Raimon Panikkar, con quien pude conversar sobre la dimensión energético – espiritual, apenas iniciada meses antes en Otavalo. Me interesé  por buscar con Raimon, una explicación a mi propia vivencia religiosa. Una vida entera, lo mismo que la de él, sometido a la obediencia institucional. Raimon apoyó su reflexión en el pensamiento del teólogo Y. Congar y nos preguntamos: “¿obedecer a Dios equivale obedecer a la iglesia?” El sometimiento a la religión institucionalizada no se diferencia en nada, del sometimiento a cualquier otra institución. Es el mismo sometimiento y obediencia que se exige en la escuela y en otras instituciones. Sin embargo, hay una clara diferencia. Panikkar recordó que el cristianismo nace de la libertad de un profeta, Jesús de Nazaret, al que la libertad le llevó a la muerte. Del encuentro con Raimon salí más convencido de mi convencimiento de que la desobediencia, es una virtud necesaria sobre todo en nuestros tiempos y en estas sociedades que nos toca vivir.

María Albán

¿Podemos decir que estos son momentos de aprendizaje?

Cada ser humano debe encontrarse consigo mismo. Yo nunca había tomado conciencia plena de las potencialidades y posibilidades del ser humano hasta el día en que María Albán, me ayudó a encontrarme conmigo mismo, mirándome como un ser energético. Era el año 1973 en Quito, en el taller del Lenguaje Total, sobre el acercamiento del yo a la realidad desde la lectura connotativa. En este momento, una mujer joven, con mirada limpia y directa, se puso en pie y dijo: “Quiero hablar con usted” me invitó a visitar la montaña sagrada de los Otavalos.

Al día siguiente, muy de mañana, me acomodé en el asiento delantero de su coche y, ya en marcha dijo: “Quiero que experimentes lo que significa la energía en tu persona.”

Tres kilómetros antes de llegar a Otavalo, estacionó el coche. Caminamos hacia la cima de la pequeña colina que estaba frente a nosotros. En la cima había dos árboles gemelos a muy corta distancia uno del otro. Ella se ubicó entre los dos y los abrazó. Me invitó a que yo hiciera lo mismo, mientras me decía: “éste es el lugar sagrado de los Otavalos”

Quedamos entrelazados los cuatro y así permanecimos por un buen rato, en silencio, sintiéndonos. Bajamos la colina persuadidos de que algo importante había pasado.

Regresamos a Quito, y en el camino conversamos sobre la dimensión energética en la vida cotidiana, tema que, dos meses después, desarrolló María en un taller en Costa Rica. Después de ese taller, no he vuelto a saber nada de María. He intentado encontrarla o al menos saber de ella. No lo he logrado. Pero lo que no puedo negar es que la transfusión energética que viví en el monte sagrado de los Otavalos, ha permanecido y permanece.

Esto tiene que ver también con la dimensión espiritual, algo que está adquiriendo nueva relevancia en esta época tan convulsa que ahora vivimos.

 

  1. Siete pasos para el ritmo personal
  • Buscar el tiempo justo
  • Insistir en la calidad
  • Devolver el tiempo a las personas
  • Trabajar en presente
  • Ser críticos del uso del tiempo cronológico
  • Disminuir la velocidad
  • Encontrar el propio ritmo

 

[1] El Zohar (El libro del Esplendor) 5ta edición. Ediciones Obelisco 1996.

[2] Danah Zohar y Ian Marshall “La inteligencia que me permite ser creativo, tener valores y fe” (Editorial Plaza y Janés, 2001)

[3] 2012. El despertar de la humanidad. La profecía de la luz está por cumplirse. Dr. Luis Ortiz Oscoy. Ed, B. México

[4] Sabiduría chamánica del sentimiento. Edit. Cuatro vientos, Chile 2002