Enseñar en el diccionario es: instruir, adoctrinar, amaestrar, enseñanza privada, pública, primaria, secundaria, universitaria.

 

Pedagogía revolucionaria

Aunque compré el libro de Girardi por el título, no me arrepiento, aunque a decir verdad tampoco recomiendo su lectura: no es objetivo y es, lo que el mismo Girardi nos dice que no hay que ser.

Estos días que estoy reflexionando sobre “el educar y cómo educar” compruebo que Girardi a finales de los 70´s nos ofrece una pedagogía que desborde los estrechos límites de lo que muchos docentes entienden por pedagogía.

Del libro de Girardi, entresaco un pequeño ramillete de pensamientos que copio textualmente[1]:

  • “Los que programan y gobiernan nuestras sociedades lo hacen para su propio provecho. Dígase lo mismo de la educación”
  • “No tiene sentido plantear el sentido de la educación, haciendo caso omiso de las estructuras des-educativas de esta sociedad capitalista.”
  • “Los problemas fundamentales de la pedagogía no son problemas pedagógicas, son políticas”
  • “La educación, como la economía fomenta la competitividad.”
  • “Si es verdad que la escuela hace la sociedad es porque la sociedad ha creado la escuela que necesita.”
  • “En la educación, como en todo, solamente personas libres pueden ser liberadoras.”
  • “La educación liberadora debe, pues, en primer lugar superar la relación autoritaria entre educadores y estudiantes.”
  • “La educación liberadora es a la vez posible e imposible. Por eso es clave conocer sus límites.”

¿Qué es el Doctorado? Experiencia

Entrar en la academia para…

Características:

  1. Transformarse para cambiarse
  2. Crear producto colectivo
  3. Tiempo (hoy) – espacio (aquí)
  4. Hacer caminos – se hace como
  5. Desarrollar El Sentir – no el razonar
  6. Auto – organizarse
  7. Auto – evaluarse, crear sistemas de evaluación

 

  1. La educación no existe como sustantivo

Ni siquiera es válida la definición del diccionario de la Real Academia Española. El diccionario dice exactamente lo que no es educar:

“Dirigir, encaminar, adoctrinar, desarrollar las facultades intelectuales por medio de preceptos, ejercicios, talleres.”

Se puede confirmar, que el diccionario recoge lo que vulgarmente se cree que es.

Interesa recordar a Paulo Freire que dice: “Nadie educa a nadie, nos educamos unos a otros.”

La escuela ni enseña, ni educa, ni promueve el aprendizaje.

Creo sinceramente que la baja calidad de la educación es consecuencia  precisamente de una enseñanza que no enseña, que no educa y que inhibe y entorpece el aprendizaje. Siempre ha sido así, desde hace muchos años que el aparato escolar hizo imposible la enseñanza.

La buena enseñanza, la que promueve el aprendizaje, no se da; no porque no queramos, sino porque sencillamente no puede darse en y desde el asfixiante laberinto del aparato escolar.

 

1.2 Enseñanza Imposible

Jacques Natanson publicó en 1976 un libro con el título “La enseñanza imposible”.

Estoy persuadido de que el autor en el día de hoy, volvería a puntualizar pero con mucha mayor fuerza las causas de la baja calidad de la educación que, desde luego siguen siendo las mismas. En este sentido el libro es claro, contundente y persuasivo.

Transcribo lo que afirma J. Natanson en relación con las siete causas que a mi juicio, siguen siendo totalmente vigentes:

  1. “Todo análisis radical del sistema escolar lleva hoy al enseñante a una elección radical: ejercer la represión o afrontarla. Elección insostenible porque no se puede cambiar la escuela mientras no cambia la sociedad”.

 

  1. “El enseñante ya no sabe si es educador o si debe preparar a la niñez y juventud en vistas a un futuro oficio. Sobre este punto la administración, de la que depende, da consignas contradictorias”.

 

  1. “Preguntarse por el objetivo de la educación no tiene sentido en una época y en países en donde se descubren con 50 años de retraso las aportaciones de la pedagogía científica”.

 

  1. “Las reformas educativas tienen límites rápidamente alcanzables, pues no logran tocar lo realmente esencial. Dentro del aparato escolar se puede mejorar, renovar, adaptar siempre y cuando se mantenga la estructura tradicional del sistema educativo que no cuestiona”.

 

  1. “Es la función de la escuela la que mina la conciencia del enseñante que no puede seguir refugiándose detrás de su careta, pues sabe muy bien que es como un sacerdote que preside un ritual ante un público que no tiene fe.

 

Por eso el enseñante tiene miedo a la novedad y se defiende de ella mediante la rigidez de los programas y de los métodos.

 

Ya desde la escuela primaria se habla de democracia, pero el poder en la escuela se ejerce de manera no democrática”.

 

  1. “Hay que añadir que la resistencia es de orden institucional. El más revolucionario, pedagógico y político de los y las enseñantes no está preparado para admitir que no se tiene ya necesidad de él/ella. Todos los intentos por reformar y acondicionar el sistema escolar aspiran a hacerlo funcionar mejor como sistema de no-éxito.

Nadie duda que esta monstruosa burocratización se ha hecho necesaria por la creciente afluencia de estudiantes y por la necesidad de una organización demasiado racional”.

  1. “Los exámenes dan el ritmo al tiempo escolar. El examinador es al mismo tiempo enseñante, sacerdote y magistrado; decide por sí y ante así quien se salva y quien se condena”. En el día de hoy la práctica nos asegura que es la enseñanza la que más entorpece el aprendizaje. El aparato escolar (en todos sus niveles) está desgastado hasta tal punto que ya no puede generar más y mejor enseñanza y consecuentemente la educación seguirá deteriorándose porque el aprendizaje como aspecto esencial del acto educativo tampoco se da en la escuela.

1.4 Educación Imposible

Si entendemos con George Leonard “que la educación es un proceso que cambia al que aprende”, comprendemos el por qué el aparato escolar dejos de educar deseduca.

La buena enseñanza dejó de ser una realidad posible. No es posible y no es posible que lo sea, en y con la actual estructura escolar.

Resulta evidente que el sistema educativo no es ni sistema, ni educativo por lo que no se debería hablar de Ministerio de Educación, sino de Ministerio de Administración de la Enseñanza (de la mala enseñanza que tenemos).

En la misma década de los 70´se publica el libro “Educación Imposible” de Maud Manmi y su equipo quienes ponen especial énfasis en la coerción en la escuela, que al ser ejercida administrativa y pedagógicamente sobre los estudiantes imposibilita el proceso educativo.

El objetivo de aprender, se esfuma o se desvirtúa como ya lo dijera mucho antes Omar Dengo. Solo queda el aparataje con el consiguiente desgaste energético y económico. Por todo eso se comprenderá el por qué el aparato escolar no educa porque no puede hacerlo. Conclusión consensuada a la que llegan los estudiosos (investigadores y autores) desde mediados del siglo pasado.

Pensamos por ejemplo, en Paul Goodman en su libro “Des-educación obligatoria”, en la que demuestra cómo el gran sistema escolar ni siquiera guarda relación alguna con la educación; en Sísifo (Los límites de la educación). Pensamos en S. Bernfeld quien subraya como fuerzas poderosas internas y externas se oponen a que se produzca o pueda producirse, el acto educativo.  El mismo Jhon Holt quien en “Libertad y algo más” plantea el por qué la institución escolar perdió su razón de ser  por cara e insuficiente.

 

 

  1. Educar es

Es de capital importancia diferenciar un modelo pedagógico basado en la enseñanza  cuyo propósito es educar. Solo hay educación cuando se aprende.

En educación, mucho más que en otros aspectos sociales “vivimos en una encrucijada histórica sin precedentes, que algunos la relacionan con la bifurcación catastrófica. “Si seguimos los viejos caminos con la educación que tenemos, o abrimos caminos nuevos con prácticas educativas totalmente diferentes.

Yo escribí un documento que ha sido muy solicitado: “La educación que tenemos pone en peligro el destino de la humanidad” que sintetizamos en las ideas siguientes:

  • Educar es en primer lugar de saber lo sabido (A. Machado)
  • El proceso de educar está centrado en el aprendizaje.
  • A la base del aprendizaje está el sentir como eje articulador.
  • Educar es dar sentido a todas nuestras prácticas cotidianas.
  • Aprender es un proceso abierto, libre, riesgoso, participativo.
  • Educarse es, por la autopoiesis, crear nuestro propio conocimiento. En modo alguno es almacenar información. Eso ya lo hace la computadora.

 

[1] “Por una pedagogía revolucionaria” Julio Girardi, Ed. Laia 1977